musica , playlist Martes, 30 septiembre 2014

17 canciones de la etapa Radio Panamericana de Soda Stereo (1983-1987)

Soda07

“Busco alguien que sacuda mi cabeza y no encuentro nada”

En retrospectiva, la historia toma sentido: en los primeros años del regreso de la democracia en Argentina, dos muchachos ex-compañeros de la carrera de publicidad se reencontraban en Punta del Este. Hector Pedro Juan Bosio Bertolotti, Zeta, venía de tocar con Sandra Baylac, Andres Calamaro, entre otros, y engancha con Gustavo, comparten influencias, discos, sueños. A las semanas, ya en Buenos Aires, Carlos Alberto Ficicchia, hijo del baterista de jazz Tito Alberti, cinco años menor que Gustavo, llama a casa de los Cerati para invitar a salir a su hermana Laura; recibe a cambio la invitación a un ensayo.

Soda04
Argentina había sobrevivido las Malvinas y la dictadura militar; los referentes musicales en regencia obligaban al besamanos de rigor, los Spinettas, los Charlys, los salieris de ambos. De plano, Soda Stereo expresó el carácter iconoclasta, de ruptura, que los tiempos obligaban y cuyas fronteras se veían permeables, borrosas: una nueva generación latinoamericana buscaba una voz ajena a los 70’s, quería eso que llamaban rock, pero en su idioma. “Consume que no hay peligro“, anunciaba el primer video, “nuevas mentes descremadas“, segundo videoclip en la historia del rock argentino (el primero, de Charly García, salió solo meses antes) y remataba con una frase que, bien vista, era una declaratoria de principios: “El régimen se acabó, se acabó!

Soda05
Ya establecidos en el circuito underground de Buenos Aires, Federico Moura -vocalista de Virus- produce el primer disco epónimo, con una anglofilia bastante atrevida en un país que había prohibido los temas en inglés durante la guerra. The Police, The Specials, The Cure, Elvis Costello, XTC, el Bowie de Scary Monsters (y luego del Let’s Dance), Duran Duran, eran referencias visitadas con voracidad, en los albores del plagio. Quedó también como sello de la banda el cuidado de la imagen, mas allá de la vestimenta, en la elaboración de una identidad visual. En 1985 graban Nada Personal, el álbum con el que tendrán su primera gira latinoamericana, tres fechas en el Amauta y una en Arequipa. Lo de Sodamanía no era exagerado, esto era histeria colectiva.La gira trajo los primeros desencuentros naturales en una banda, y fueron quince días al final de ella en los que Gustavo Cerati escribió el primer gran trabajo de Soda: los ocho tracks de Signos (1986). Voces intrusivas, resonando como en el interior de un corredor (un corredor oscuro y sucio), frases que se hacen lemas, obsesiones que salen del closet. El trío buscaba una relevancia mayor, independiente del guiño a la tribuna. El reconocimiento masivo llegó de la mano de la crítica, un continente despertaba y bailaba con ellos, una generación encontraba en decenas de frases y estribillos ligeros, una ruta de escape de la realidad. Al año siguiente editan el disco en vivo Ruido Blanco, compilando temas de sus  tres primeros discos.

Soda fue una banda de aquellas que trascienden el gusto personal. Un fenómeno de masas, inexorable, que no te permiten la indiferencia. De ellos nada nos libra, y nada más queda.

Soda01

La lista en Spotify:

Soda Stereo – Tele-Ka

Soda Stereo – Un Misil En Mi Placard

Soda Stereo – Juegos De Seducción

Soda Stereo – El Rito

Soda Stereo – Dietético

Soda Stereo – Estoy Azulado

Soda Stereo – Cuando Pase El Temblor

Soda Stereo – En Camino

Soda Stereo – Nada Personal

Soda Stereo – Prófugos

Soda Stereo – Sobredosis De T.V.

Soda Stereo – Persiana Americana

Soda Stereo – Trátame Suavemente

Soda Stereo – Signos

Soda Stereo – No Existes

Soda Stereo – Final Caja Negra