musica , playlist Viernes, 31 octubre 2014

15 Canciones para festejar el Dia de la Canción Criolla

Felipe Pinglo

“Somos seres humanos, hijo mío, casi pájaros, héroes públicos y secretos”

Felipe Pinglo Alva, el Bardo Inmortal, nació en 1899. De presumida ascendencia china (Ping Lo), quedó huérfano de madre a temprana edad; crece en los Barrios Altos, se hizo de un rondín y luego una guitarra, que, siendo zurdo, tocaba sin invertir las cuerdas. Se hizo compositor y, en sus cortos 36 años de vida, también leyenda en la musica criolla peruana, con El Huerto de mi Amada, Rosa Luz, De Vuelta al Barrio, Amelia. Dejó además registro de una sensibilidad social cruda, en versos como los de Jacobo el Leñador, Mendicidad, y por supuesto, El Canillita:

Canillita travieso, juguetón bullanguero
alma que ayer fue buena y siempre lo será
si cruzas muy temprano las calles de tu pueblo
semejas un obrero con rumbo a trabajar
mas tarde cuando vienes pregonando los diarios
semejas todo un hombre que lucha por el pan
a llevar la ganancia a sus padres y hermanos
tu grandeza de niño que humilla la crueldad
 
FOTO PINGLO Y ESPINEL

Pedro Espinel Torres, El Rey de las Polcas, conoce a Pinglo en 1925 -diez años mayor- e inicia una amistad. A la muerte de Pinglo, compone su primera canción: Murió el Maestro. Continuó con la denuncia social de Pinglo en composiciones como Fin de Bohemio, El Prisionero, y sobretodo, El Expósito:

Ya más de uno me pregunta por mi nombre,
yo enmudezco y no sé qué responder;
no conozco padres ni familia,
vago errante por mi senda.
Espero que, al fin, he de encontrarme
con la autora de mi ser.

Rómulo Varillas Talaviña crecía en el barrio de Loreto, Callao, ese mismo. Una versión lo sindica ganándose la vida a golpes, y dada la fama del barrio, no es dificil de creer. Tras colaborar con el grupo de sus hermanos mayores, “Los Varillas“, se junta con Alejandro Rodriguez, primera guitarra, y Carlos Correa, segunda voz, en Los Embajadores Criollos. Un rostro macizo, fuertísimo que se quebraba en las notas altas, que versaban melancolías, desamor, traición; entre las cuerdas lloronas y sincopadas de las llena de trémolo, vibrato y apoggiare, y son ahora Los Idolos del Pueblo. Fueron muchos los éxitos, pero pocos los años de armonía: Rómulo se marcha a Tacna y luego a Arica. Un derrame cerebral lo postró en una silla hasta el final de sus días; no es exagerado señalar a Los Embajadores Criollos como los pioneros del camino que seguirían otras tantas agrupaciones: Los Morochucos, Los Troveros Criollos, Los Romanceros Criollos, Los Chamas entre otras.

romulo_varillas_talledo

La lista de hoy es una minúscula parte de la Canción Criolla, un pequeño homenaje a tres figuras inmensas. Esperamos continuarlo en posts siguientes; por lo pronto, chapa tu disfraz. En Spotify:

Los Morochucos – El Huerto de Mi Amada

Los Embajadores Criollos – El Rosario de Mi Madre

Lucha Reyes – Amelia

Los Embajadores Criollos – Zenobia

Los Morochucos – Jacobo el Leñador

Los Embajadores Criollos – Viva el Peru y Sereno

Los Morochucos – El Plebeyo

Los Embajadores Criollos – Odiame

Jesus Vasquez – Mendicidad

Los Ases del Perú – De Vuelta al Barrio

Los Embajadores Criollos – Alma, Corazón y Vida

José Leturia y Willy Terry – Rosa Luz

Los Embajadores Criollos – El Expósito

Fernando Hurtado – El Canillita

Oscar Aviles y Alfredo Leturia – Fin de Bohemio